DSC_9153

Mamá de dos y fotógrafa vocacional.

línea en blanco

Cursé Ingeniería Informática y he trabajado por más de 15 años en el mundo de la Consultoría. En el año 2007 nació mi primer hijo y con él la necesidad de congelar instantes, gestos y expresiones. Fue entonces cuando empezó mi historia de amor con la fotografía.

línea en blanco

Fui autodidacta en mis primeros pasos como fotógrafa, hasta que un día decidí acelerar mi proceso de aprendizaje y me matriculé en la Escuela de Fotografía EFTI (Madrid) para cursar el ciclo de Fotografía Profesional. Desde entonces, he participado en talleres, cursos y workshops con diversos profesionales de la fotografía.

línea en blanco

Mi profesión me ha llevado a viajar por distintos lugares a través de los años, enseñándome que la vida es efímera y que todo cambia constantemente; salvo las emociones contenidas en aquellos instantes que hemos logrado detener en el tiempo a través de nuestra cámara y que vale la pena conservar porque de alguna manera, documentan nuestra historia y la de nuestros seres queridos. 

línea en blanco

Me declaro enamorada de la fotografía infantil. Me fascina su mundo sencillo y mágico plagado de hadas, princesas, duendes y super-héroes (me encantaría quedarme a vivir en ese mundo y no salir jamás). Son tan naturales y espontáneos que cuando están cómodos, suelen regalarnos contínuamente gestos y situaciones divertidas dignas de ser congeladas en el tiempo. Como mamá, sé que con el paso de los años, esas fotografías que hoy hacemos de su infancia se convertirán en verdaderos tesoros para nosotros y para ellos… porque, como dijo Marco Valerio Marcial: “Poder disfrutar de los recuerdos de la vida, es vivir dos veces”.

línea en blanco